Pag.2 – LA MENTIRA SOBRE LA TORPEZA SOCIAL

Dídac Jordà I Calcerrada

Pedro y Carlos están sentados mirándose de frente. Ambos estaban comiéndose unas lentejas cuando Pedro le pregunta a su compañero si su ex novia ya se había echado un novio nuevo. A Carlos le sentó esta pregunta como un tiro. Su cara cambió hasta de color, cuando fue a responder en el mejor de los tonos que podía poner después de esa pregunta. “Ni lo se, ni me importa” fue su respuesta. En realidad no dijo la verdad del todo. Debería haber dicho algo así como, “me importa, pero prefiero no saberlo”. Si lo hubiese hecho de este modo, probablemente se hubiese sentido mejor. Pero no estamos aquí para hablar del positivismo ni de las ventajas de ser asertivo. Vamos a lo que vamos. Por qué pensamos que Pedro se ha “equivocado” socialmente hablando?? Es torpe socialmente? Existía algún mecanismo para saber de antemano si esa pregunta iba o no a ofender? Para mi la respuesta es claramente no, aunque muchos no estén de acuerdo conmigo. No obstante voy a explicar en este artículo el porqué y ayudar a encontrar la manera de “evitar” que esto pase. Pero no habías dicho hace dos líneas que no se podía saber de antemano? Y lo vuelvo a decir. No. Si existiese tal cosa, eso querría decir que se podría intuir una conversación antes incluso de empezar.

Confundimos la estadística con la informática. La primera recoge datos y los compara. Si 300 personas al día compran pan, esperaremos que mañana vengan otras 295 como mínimo. La segunda reúne un conjunto de pasos lógicos entre si a seguir para resolver un problema. Me querrá? No sé, hay miles de millones de personas que no nos quieren. Por estadística la respuesta sería que no. La forma de averiguarlo de una manera lógica sería, qué quiero saber? Si me quiere. Puedo preguntárselo? Sí, pues a lo mejor puedo obtener la respuesta a la pregunta, pero nunca intuirla.

Ahora mismo estaréis pensando que me estoy yendo por los cerros de úbeda, pero no es así. Las personas “normales” o “neurotípicas”, así les gusta que les llamen, crean patrones de conducta basados en un análisis estadístico. Entonces, se equivocan? La respuesta para mi es clara, si. Entonces por qué no son torpes socialmente hablando? Lo son, pero o no lo reconocen, o no les importa a quienes les escuchan, o lo más importante de todo, la torpeza social, no existe, son los padres.

Entonces por qué se critica tan duramente al Asperger con la socialización? La respuesta no es tan sencilla como parece. Tenemos que analizar muchos puntos de vista para poder entender este problema y poder darle solución. Al final de este artículo propongo varios métodos de autoayuda para aquellas personas con dificultades para relacionarse. No son una biblia, pero a mi me han funcionado bastante bien. Empecemos pues.

La cultura y los instintos básicos.

Si miramos años atrás nos daremos cuenta que en esencia seguimos siendo iguales. Nuestras necesidades humanas no han cambiado. Seguimos buscando amor, compañía, alimentos, refugio y algo que hacer para matar el tiempo en los momentos libres. Fuimos, somos y seguiremos siendo animales a un nivel muy básico, pues a pesar de toda la tecnología, no hemos podido hacer desaparecer nuestras necesidades más básicas.

2000px-Pirámide_de_Maslow.svg

No obstante sí que hemos cambiado la forma de expresar y cubrir esas necesidades. Al principio vivíamos en cuevas para resguardarnos del frío, en cierto modo de una forma solitaria. Por eso hemos heredado en parte el individualismo que nos caracteriza a las personas. Con el paso de los años, la gente se fue organizando en pequeñas aldeas donde poder, en equipo, aprender y desarrollar diferentes técnicas y tecnologías que permitieran mejorar el nivel de vida. La sociedad somos un equipo. No lo olvidemos nunca.

Como las telecomunicaciones tardaron mucho tiempo en llegar y las aldeas estaban muy separadas entre sí, esto dio lugar a las culturas. Definir el concepto de cultura es bastante complejo, pero para simplificarlo, vamos a entender una cultura como las características tanto sociales como políticas que la definen de una manera única. Por ejemplo, si dos pueblos tienen dos formas diferentes de organizarse, entonces no pertenecen a la misma cultura. Obviamente podemos descartar pequeñas diferencias. Podemos clasificar los rasgos por niveles de más importantes a menos. Por eso muchas veces pensamos que un país tiene una sola cultura, aunque claramente no es así. Si miramos España se puede observar que tenemos diferencias entre el norte y el sur. En Madrid puedes ver a gente tocando en las calles, pero esta música no les caracteriza. En cambio, en otras zonas verás a músicos tocando flamenco y que esto forma parte de su cultura.

Todas estas diferencias se han originado porque hemos vivido condicionados por nuestro entorno. Por eso vemos las cosas de diferente manera en dos sitios, y no es lo mismo vivir en casa de nuestros padres, que por nuestra cuenta propia. El entorno en el que vivimos nos condiciona de varias formas, pero podemos resumirlas a dos grandes grupos. Hay cosas que dependen de nosotros y cosas que no. Vivir por cuenta ajena no depende exclusivamente de nosotros, pues necesitamos tener una condición económica que nos permita subsistir. En cambio la economía, SÍ depende de nosotros.

Buscamos cosas diferentes de formas diferentes.

Si crees que eres demasiado pequeño como para marcar una diferencia, prueba a estar en una habitación a oscuras junto a un mosquito.” – Dalai Lama.

Al ver el mundo con diferentes perspectivas se han ido originando diferentes cuentos populares que reflejan las diferentes formas de entender el mundo en el que vivimos y aquellos sueños de los que vamos en busca. Hay un montón y de muchos tipos, pero lógicamente, aquellos que hablan de nuestras necesidades más básicas y por tanto fundamentales, son los que más han perdurado y si bien han podido ir cambiando de forma, nunca lo han hecho en su contenido. Podríamos volver a mencionar dichas necesidades y poner un ejemplo de un cuento popular que hable de ellos.

Amor – Es difícil encontrar un cuento popular en el que no se hable del amor en todas sus vertientes, pero mencionaré tres. La bella y la bestia. La sirenita. Aladín. Como se puede ver en todos ellos, hay un elemento difícil de conseguir, el amor y culmina con el triunfo, con haber encontrado ese amor.

Compañía – Los tres cerditos. Monstruos S.A. En ambas historias los protagonistas se necesitan los unos a los otros como parte de un equipo.

Alimentos – Hansel y Gretel. Los dos niños van en busca de golosinas (chucherías, dulces, caramelos). El cuerpo necesita hidratos de carbono y los dulces tienen un alto contenido en ellos. Por eso los buscamos a todas horas, en especial el chocolate, que también es una fuente de elementos básicos, como el magnesio. Nota: Los dulces se consideran un tipo de alimentación con connotaciones negativas. Esto se debe a su alto contenido en azúcar refinado, que no aporta nutrientes pero sí desestabiliza el cuerpo, originando la conocida obesidad. Existen actualmente empresas dedicándose a encontrar dulces que generen beneficios en lugar de perjuicios.

Refugio – Los tres cerditos. Tienen que construirse una casa para protegerse del lobo.

Ahora mismo, en el siglo en el que estamos, tenemos el privilegio de poder vivir más tiempo y de tener más tiempo libre. Por ese motivo y como bien decía Punset, ahora nos preocupa la felicidad, ser felices. Qué mejor forma de encontrar esa felicidad que satisfaciendo nuestras necesidades más básicas? Por eso buscamos parejas temporales (que van desde una noche a unos meses). Qué hay de unas cervezas con los amigos? O por ejemplo nuestro afán por conseguir tener una propiedad privada. Todas estas cosas y muchas más, conforman nuestra fuente de felicidad de hoy en día.

La diferencia con respecto a antes es que ahora vivimos más del doble. Por eso tenemos un añadido nuevo, el tiempo libre. Como tenemos tanto tiempo para disfrutar de nuestra vida, que a su vez es “limitado”, buscamos diferentes formas de entretenernos en función de nuestros intereses personales. A unos les gustan los deportes, a otros la música, a otros la lectura, etc. Esto ha hecho que los rasgos culturales de un sitio destaquen más aún si cabe.

Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta una cosa a la hora de relacionarnos. Todos buscamos cosas diferentes de maneras diferentes. Por eso nuestros intereses personales son una clave para encontrar a otras personas afines a nosotros. Me da mucha rabia que una persona que busca constantemente información sobre fútbol, la vida privada de los demás o coches, no se considere que tiene un rasgo de una persona con Aperger, pero sí en cambio, una persona que busca con ese mismo ímpetu, sobre Egipto, los dinosaurios, la música, la historia, etc. Por qué ocurre esto? Volvemos a la estadística? Pues sí! Así es, se trata de una mera distribución estadística. Si buscas lo que mil millones de personas, entonces eres “normal”. Pero tranquilos, estamos demostrando que esto es falso. Los intereses personales no forman parte de un rasgo autista y si nos condicionan para relacionarnos, no es por una cuestión estadística.

Esto es muy fácil de demostrar. Si coges a una persona y la mueves a un entorno con una cultura diferente, es muy probable que pase a tener unos intereses “raros” y por tanto, a tener problemas para relacionarse. He visto muchos, muchísimos casos de extranjeros viviendo en China que no pueden vivir sin amargarse, porque no “encuentran” a alguien afín. Son los nuevos Asperger del siglo veintiuno. Si supieran lo fácil que es solucionar este problema…

El entorno como una extensión de nuestros sentidos.

Si vemos una sombra en la pared con forma de mosca, significa que hay una mosca en la habitación? La respuesta es no. Todavía no lo hemos comprobado” – Dídac Jordà

Muy a mi pesar de lo mal que lo pasé en el instituto con la filosofía, he de admitir que he aprendido muchas cosas interesantes que he podido aplicar en mi vida personal. Una de las más interesantes, para el tema de las relaciones, es el mito de la caverna de Platón. Cómo podemos afirmar que entendemos lo que vemos si no somos capaces de entender nuestra propia realidad? Todo cuanto vemos no son más que reflejos de sombras. Cuando una persona llora, pensamos que está triste, pero no pensamos que puede estar llorando de dolor físico. Volvemos a lo de antes. Estadística.

Lo malo del mito es que se quedaba en eso, en una explicación de por qué nuestra realidad está distorsionada, pero no da ningún método para poder corregir esa distorsión y poder ver los objetos. En un mundo donde la realidad de las cosas está condicionada por la realidad que nosotros percibimos no podemos afirmar NUNCA que sabemos qué es lo que está pasando por la mente del que tenemos en frente.

Entonces cómo podemos actuar en un mundo del que no participamos de su realidad? La respuesta es que actuemos de una manera u otra, nos podremos equivocar. Es esto malo? Sí. Los errores se pagan. Tan malo es? Bueno, depende. Cuánto la querías? Entonces por qué lo hiciste? Ambas son preguntas sin respuesta. Cualquier contestación no es más que una pantomima, una mentira. Son nuestros instintos básicos los que nos hacen actuar de un modo u otro. Pero entonces, existe una forma de actuar? Claro, varias de hecho, pero la más útil para la humanidad ha sido siempre la estadística, por un simple hecho: ante un conflicto de intereses, la opción menos mala es la que gana. Pero entonces la estadística es buena!! No!! No lo es, genera errores y los errores se pagan. Pero si es el método más usado, entonces es porque funciona y es bueno!! NO. Que para un problema determinado, una solución estadística sea aceptable no quiere decir que ni funcione ni que sea bueno. De hecho es un método que deja mucho que desear. “Prefiero acostarme con alguien que no me guste antes que no acostarme con nadie”. De momento, no genera ni una pizca de felicidad, aunque hemos conseguido una solución aceptable a nuestro conflicto de intereses personales. Pero lo haremos igualmente, por qué? Porque es lo correcto estadísticamente hablando.

Las personas “normales” no pueden ver más allá de sus narices, porque actúan comparando la información que reciben a través de sus sentidos con una serie de patrones preestablecidos (uno*) y viven en un entorno para el cual, esos patrones son estadísticamente correctos (dos*). Basta con cambiar uno de esos elementos para desestabilizar emocionalmente a una persona. Volvamos a China. Como los patrones preestablecidos son diferentes, no pueden desenvolverse con la misma naturalidad que en un entorno que sí conocen. El problema es que no sirve de nada razonar con una persona “normal” cuando se dan ambos hechos a la vez* porque obviamente su método “funciona”. Por eso se niegan a ver otras realidades, otras formas de ver el mundo. Las personas “neurotípicas” son ciegas mentalmente. Las personas “con” Asperger estáis (estamos) de suerte. Al no ver la realidad del mismo modo, se nos obliga a reflexionar sobre las distintas maneras de ver el mundo.

Ahora vamos a escribir uno de los pilares fundamentales de las relaciones: Dos personas con diferentes formas de ver el mundo, tienen diferentes formas de entender los patrones de conducta, porque nuestro entorno condiciona la forma en que percibimos la realidad.

Crean patrones de conducta como una forma de relajación mental.

La materia tiende a estar siempre en su estado de menor energía posible, por eso cuando a un objeto no se le aplica una fuerza, o la suma del conjunto de fuerzas es nula, el objeto está parado o se mueve con una velocidad constante.” – Isaac Newton

Cuántas veces hemos necesitado un patrón para poder encontrarnos en una misma realidad, si cabe, ficticia!!! A quién no le ha pasado que ha ido a comprar un mueble, un tablero, un electrodoméstico y ha necesitado una cinta métrica para medir el espacio que tenemos para poder comprar un objeto a medida? Medir no es más que comparar dos magnitudes. Nuestro patrón en este caso es el metro (en algunos países, la pulgada, los pies, etc) y cuando medimos, estamos diciendo cuántas veces “cabe” nuestro patrón en ese “hueco”. La forma de organizar las magnitudes es la forma más eficiente de crear nuestros patrones.

Dicho de otra manera, si queremos saber cuánto se parece una cosa a otra, necesitaremos un patrón para compararla. Este objeto es amarillo? Tendremos que compararla con aquello que hemos dicho que es amarillo. Estos dos objetos se parecen? Tendremos que compararlos con la idea de “parecido”. Platón… ejem…

Cuando he dicho que las personas “normales” no pueden ver más allá de sus narices, me refería precisamente a esto. Al igual que con los objetos, las reacciones de las personas se pueden comparar. De esta forma, al comparar la reacción que un estímulo genera en una persona, podremos concatenar de una manera lógica otro estímulo que generará una nueva reacción. Por ejemplo, un chico le sonríe a una chica (estímulo), ésta le responde con una cara de, mm, no se (reacción), luego el chico le vuelve a mirar y le guiña un ojo (estímulo), entonces ella le devuelve finalmente una sonrisa (reacción). Entonces podemos entender que en una conversación, o mejor dicho, en una interacción social, existen un conjunto de estímulos que provocan una serie de reacciones. Los estímulos los generaría el que tiene la intención de llevar a cabo esa interacción, en cambio, las reacciones las generaría su compañero, el que recibe los estímulos. Estos roles (rol de persona generadora de estímulos y del que los recibe) son intercambiables. No quiero entrar en más detalle con el tema de las interacciones desde un punto de vista científico de los roles. Quien quiera saber más, les recomiendo que se lean a Punset y a Eric Berne. Ambos, entre otras personas, han aportado mucha información a este campo. Lo que sí vamos a hacer es a clasificar un poco los estímulos (aunque haya miles de clasificaciones posibles). Estos pueden ser:

  • Con intención: El que manda el estímulo, quiere provocar un reacción determinada.
  • Sin intención: El que manda el estímulo, no quiere provocar ninguna reacción en concreto.

Del mismo modo, las reacciones también las clasificaremos según sean:

  • Informativas: La persona simplemente quiere dar una respuesta al estímulo recibido.
  • Interesadas: La persona que responde, además tiene intención de seguirla con otro estímulo.

Los distintos estímulos o las diversas reacciones, pueden darse repetidas veces y en cualquier orden a lo largo de dicha interacción. Lo que tenemos que tener claro es una cosa desde el primer momento y que siempre se nos ha negado por el tema de los patrones sociales. Si yo no quiero nada contigo, no querré interaccionar contigo. Si no quisiera nada, entonces, por qué estoy hablando contigo? Una forma de ver si la persona con la que estás interaccionando quiere o no algo contigo, es viendo si sus respuestas son meramente informativas o por el contrario, son interesadas. Si son mayoritariamente informativas, no merece la pena seguir esa relación. Para qué? Si por el contrario, son interesadas, como todo, habrá que ver si esos intereses son o no parecidos a los nuestros.

Volvamos al tema. Un patrón es un conjunto de estímulos-respuesta el cual podamos utilizar para comparar y obtener un dato que estábamos buscando. Por ejemplo, yo quiero acostarme con esa chica, entonces le enviaré un conjunto de estímulos y observaré sus respuestas. Si sus respuestas son interesadas, bingo!! Lo que tendré que hacer es comprender cómo estructurar esos estímulos para obtener la información (uno) y para conseguir mis objetivos (dos). En otras palabras, tendré que crearme un patrón con el que comparar las intenciones de la chica. Y esto es así para todos los tipos de interacción social. Entonces cómo se si lo estoy haciendo bien o no?

Los patrones se aprenden con el tiempo y con la experiencia. Además como ya hemos dicho, los aprenderemos en un entorno determinado con unos patrones que ya había preestablecidos anteriormente por otras personas con las mismas intenciones que nosotros o parecidas. Pero espera un momento… tú has dicho que los patrones no son buenos!! Y no lo son!! Para yo encontrar lo que ando buscando, tengo que buscar primero a quien me ha puesto el camino y preguntarle cómo llegar. No es esto un paso innecesario? Para mi lo es. Pero para muchas, muchísimas personas no es así y tenemos que aprender a vivir en armonía con ellas. Suerte que tenemos la ciencia a nuestro lado!! Vamos a crearnos un patrón “genérico” que más o menos nos sirva para nuestros propósitos.

Para una persona “torpe” socialmente hablando, crear un patrón es sumamente complicado. Por una sencilla razón que hemos explicado a lo largo de toooodo el artículo. No vemos el mundo de la misma manera y por tanto no percibimos la realidad del mismo modo que las personas “normales”. Por lo tanto ya podemos asumir varias cosas:

  • Nuestro patrón será en su mejor caso, una copia “mala” del patrón preestablecido que ya existía.
  • No podemos exigir la misma probabilidad de aciertos que para las personas “normales”, porque no somos “normales”.
  • Tendemos a ver las cosas de una manera lógica, pero la estadística no lo es, funciona por tendencias y nosotros no entendemos que es una tendencia. Valga la pena esta antítesis.
  • Nuestro entorno está alterado. No percibimos la realidad de ese entorno como los demás.

Por otra parte tenemos ventajas que vamos a disfrutar de las que las personas “neurotípicas” no siempre pueden gozar. Estas son:

  • Debido a nuestra naturaleza de razonar las cosas de una manera lógica, tendremos en nuestras manos un patrón que usará una lógica y que por tanto SÍ podremos entender.
  • Al entender nuestro patrón podremos actuar de una manera más relajada y por tanto, reducirá nuestro estrés.
  • SIEMPRE podremos elegir libremente nuestras respuestas porque seremos conscientes al 100 % de cómo queremos conducir nuestra interacción.
  • Ante un “fracaso”, sabremos qué ha fallado hemos cometido. Se hablará más adelante del tema.
  • Al ser conscientes de que un patrón no es un buen método para interaccionar, asimilaremos mejor los fallos y por tanto reduciremos el estrés aún más.
  • Los errores que respondan a una lógica, seremos capaces de verlos. Brillarán en nuestros oídos. Por ejemplo cuando alguien mienta deliberadamente.

Procedimiento para generar nuestro propio patrón.

Un viaje de un millón de kilómetros se empieza con un simple paso” – Confucio

Para poder crear un patrón que sea competente, la primera pregunta que tenemos que hacernos es, Qué queremos conseguir con este patrón? Y la segunda y más importante, por dónde empiezo? El procedimiento para crear cualquier cosa abstracta en la vida es tedioso y complejo. No obstante aquí propongo un método sencillo, pero eficaz. Todo se basa en una lógica sencilla.

Yo quiero llegar desde A hasta B. Si para llegar al punto B, primero tengo que pasar por C, lo más probable es que yo no lo supiera. Entonces yo voy a intentar llegar de forma directa, pero voy a fracasar, porque era necesario llegar a C previamente. Entonces me preguntaréis, si fracasas, cómo vas a llegar entonces? Ya fallaste, no? Pues no es tan sencillo, porque efectivamente no he llegado a B, pero SÍ he obtenido una “respuesta” y esa respuesta la puedo guardar como una forma de “no” llegar a B. Además esa respuesta nos da más información. Nadie dice nunca ni Sí, ni No. Siempre dan otro tipo de respuestas como una excusa, una mentira o una conjetura. Entonces la labor compleja empieza ahora.

El tema está en aprender a descifrar la información que nos está proporcionando la otra persona. Por ejemplo, yo le pregunto a una chica, puedo darte un beso? Su respuesta sería NO, si no quisiera absolutamente nada conmigo, pero entonces, volvemos a lo de antes. Por qué continuamos esta conversación? Si no quisiera nada, me iría, no? Quizá quiera algo antes del beso, no se, un baile por ejemplo. En ese caso, su respuesta a pesar de ser negativa, es muy probable que genere ambigüedades del tipo, eso no ha sonado a un NO, ha sonado a un, ahora no. Es muy posible que ahora no entiendas este método, en especial si eres una persona con Asperger, porque vuelves a tener la misma duda. Pero cómo puedo saber si su respuesta era una cosa, que en realidad su intención era otra? Pues muy sencillo, porque es muy probable que cualquier otra respuesta se encuentre fuera de “su patrón de hacer las cosas bien”, a pesar de sus intenciones. Entonces a la primera de cambio no vas a saber su intención, pero si sigues intentándolo, irás recogiendo información útil sobre su patrón, que podrás ir añadiendo al tuyo, para al final conseguir (o no) el beso. No te frustres si no lo consigues a la primera. Es realmente complicado entender el cómo funciona la manera de pensar de los demás, porque no somos igules.

Míralo por el lado positivo. Ya has conseguido tu primera línea de estímulo-respuesta. Si le pregunto si quiere un beso, me dirá que no. Aunque te parezca una tontería, poco a poco verás que esta lista se va haciendo grande y grande hasta límites insospechables. Llegarás a darte cuenta de que algunas de estas líneas dan información sobre otras posibilidades que podrás tener en cuenta la próxima vez sin necesidad de haberlas probado antes. De hecho es muy probable que ya conocieras algunas antes de empezar así que no te lo tomes como un fracaso, tómatelo como un deporte. La meta consiste en llegar paso a paso sin decaer por el camino.

Recuerda, de A a B, funciona? Si, perfecto, ya lo conseguí. No? Entonces a buscar C. Y no olvides que cualquier otra cosa que no formara parte de este estímulo-respuesta es nueva información útil para futuros intentos.

addingThirdElement

Hay una pregunta que tenemos que hacernos cuando generamos pensamientos lógicos. Creíamos que para cada estímulo había una única respuesta (correcta quizá)? Pues en ese caso a lo mejor es que estábamos equivocados y tenemos que revisar nuestro patrón. Aquí te doy algunas indicaciones o consejos para que el proceso sea más sencillo:

1 – No polarices las respuestas. No existe el bien y el mal. Las cosas que hoy no te gustan, o no te parezcan buenas ahora mismo, en otras circunstancias, puede que sí lo sean.

2 – Ten en cuenta que en este planeta hay más de 6.000.000.000 de personas, es posible que todas no piensen igual.

3 – Puede que su respuesta fuese mentira? Para saberlo, prueba a encadenar su respuesta con otro estímulo que implique que no pueda ser falso. De este modo si su respuesta es falsa, entonces podrás pensar que la respuesta que te dio antes, no fue consistente y que por tanto, el hecho de que fuese una mentira, podría ser una posibilidad más. No concatenes dos estímulos iguales de forma seguida. Puede que la gente utilice patrones de conducta, pero eso no la convierte en tonta.

4 – Era una excusa? Una vez que has pasado por el punto 3 y efectivamente se trataba de una mentira, puede que en realidad fuese una excusa o bien para no herir tus sentimientos, o bien para exigirte que “te lo trabajes un poquito más”. No desistas a la primera de cambio. Si no llevas mala intención, nada malo pasará. Aprende a pedir disculpas cuando te equivoques.

5 – Era una advertencia? De qué? Debes tener cuidado? Hay matones en la salida? No se, piénsatelo antes de ver la tele la próxima vez. El fracaso empieza por uno mismo creyendo que ha fracasado.

6 – Plantéate objetivos cortos. Si te equivocas, hazlos más cortos. Si un beso te viene grande, pídele un saludo. Si un saludo le viene grande, empieza por una mirada y una sonrisa y así. Si no llegas a un mínimo, créeme, no pierdas el tiempo, vuelve a leer el punto 2.

7 – No pierdas de vista su mirada. Verás que revela más información de la que debiera. Lo se. No es tu punto fuerte. Tampoco el mío, pero siguiendo el procedimiento de llegar desde A hasta B pasando por C con estímulos-respuesta ya probados y demostrados, te proporcionará mucha información sobre la mirada. Palabras hay miles, miradas…. no tantas. Aprende a distinguirlas. No la mires a los ojos constantemente durante mucho tiempo. Esto intimida a las personas, porque en el fondo se dan cuenta de lo malas que son mintiendo. Y esto LO SABEN Y SUPONEN QUE TÚ TAMBIÉN LO SABES. Aunque debes saber algo. No les gusta llamarlo mentiras, porque para ellos, las razones que implican tomar una decisión a la hora de responder a tus estímulos son más importantes que la veracidad de sus respuestas. Por ejemplo, si tu amiga te pregunta si te gustan sus zapatos y crees que son horribles, no hace falta que lo digas. En su lugar puedes encontrar un aspecto positivo en esos zapatos que haga de tu respuesta, LA respuesta adecuada. Oye! Pues nunca había visto unos colores tan exóticos en un zapato, mola!! Ya que habrás aprendido algo sobre las miradas, ahora podrás utilizarlas para manipular la intención de tus respuestas, al igual que hacen los demás.

8 – Debes partir de la base de que no se puede estar triste y contento a la vez, no se puede estar a gusto y a disgusto a la vez, etc. No existen tales contradicciones en la vida y si las hay, apártate, es probable que ella esté peor que tú.

9 – Evita la recurrencia. A veces es sabio retirarse a tiempo. Cuando no responden ante un estímulo, puede deberse también a que no se sienten cómodos.

10 – La regla de oro. Sirve para algo esa pregunta? No? Pues no preguntes. Evita las cuestiones que no llevan a ningún sitio. Disfruta la armonía de la simpleza. No te van a gustar todas las personas, ni tu a ellas, así que no insistas.

11 – Aprende a diferenciar entre intención, lo que se entiende y el cómo influye el querer entender de una manera u otra. Acuérdate del cuento de caperucita roja.

El papel de las emociones.

Me siento orgulloso de ti, hijo!! Muy bien hecho!!” – Un padre cualquiera

Hasta ahora hemos visto lo que son los patrones y que se hacen a base de estímulos-respuesta para poder comparar. Pero a dónde llevan todas estas comparaciones? La respuesta es fácil. Los patrones de conducta transforman aquello que percibimos en sensaciones que llevan a las emociones. Por ejemplo, el ruido de una hoja de papel escuchado en un ambiente de estudio, resulta molesto, luego nos sentimos molestos. Esta emoción ha sido el resultado de haber visto a alguien mover una hoja en un entorno donde lo “correcto” es no hacer ruido. Este movimiento ha generado un ruido que hemos sentido y nos ha llevado al disgusto.

Este ejemplo, que puede haber parecido un tanto exagerado, sirve para ver claramente que cuando nos relacionamos, las emociones que sentimos, a pesar de ser una consecuencia, no dejan de jugar un papel muy importante. Esto se debe a que las emociones son el final del camino en la interacción de las personas. Sentimos porque interactuamos. Sentimos porque es la razón que nos lleva a querer interactuar entre las personas. Somos seres que sentimos. Si no sintiéramos, no existiría la vida. Seríamos tierra, agua, aire o fuego.

Existen varios tipos de emociones. Nosotros vamos a tratar de entender sólo dos. Por un lado tenemos las emociones simples. Cuando a un niño le niegas el chocolate que te está pidiendo, entonces se pone triste. Esta emoción es muy simple porque no hay nada más que un único patrón de conducta y una única emoción en juego. Luego están las emociones complejas. Cuando nos hacemos adultos, nos cuesta mucho más decidir si queremos o no estar con esa chica o chico que tanto nos gusta. Es que hay más!! Es que es pobre!! Es que … tantas cosas… Las emociones se acaban mezclando y al final tenemos que decidir qué queremos hacer.

Las emociones guían nuestras decisiones. En todo momento, cuando tomamos una decisión, estamos sintiendo algo. No podríamos decidir nada si no tuviéramos emociones. Son tan importantes que hasta hacer algo totalmente beneficioso para el cuerpo lo rechazamos por la emoción de estar haciendo algo “malo”. Fumar, beber, conducir rápido o tomar drogas no sería algo tan normal si no hubiera emociones de por medio. Todos sabemos lo malas que son estas cosas, pero en lugar de desaparecer, se hacen más presentes entre las personas.

Son las emociones las que deberían guiarnos a la hora de hacer patrones de conducta, pero por desgracia, hay que tener en cuenta un factor que nos condiciona, la sociedad. Ésta es la que dicta qué está bien y qué está mal. Como ya dije unas líneas atrás, las personas “neurotípicas” no razonan los patrones de conducta. No lo hacen porque se encuentran en un entorno que los potencia. Si me encuentro en un entorno donde la violencia es el pan de cada día, es muy probable que no me asuste ante las noticias.

Vivimos en una sociedad en la que se potencia el elitismo personal y laboral. Tienes que ser el jefe de todo cuanto puedas, porque ese el ser supremo. Cualquier otra posición ya es menos favorable y por lo tanto peor. No es por tachar la labor de tantos y tantos psicólogos que han investigado el Asperger, pero en muchos casos me ha parecido ver claramente que no pretendían ayudar a mejorar estas personas, sino a colgarse una medalla. Es la razón por la cual existe esta llamada torpeza social. Los esfuerzos se basan en describir el problema, no en resolverlo. Como mucho intentan prevenirlo. Tienen libros y libros que describen los problemas, a los que les ponen las famosas “etiquetas”.

Por qué nos etiquetamos?

Tened cuidado cuando diseñéis un cartel, porque aquello que pongáis en él puede que no sea lo que los demás vayan a ver.” – Un profesor de diseño gráfico.

Hace unos años fui a un cursillo de diseño de carteles y el profesor nos contó una anécdota que me pareció muy interesante. En Euskadi, una provincia muy bonita que está al norte de España, se habla un idioma muy complejo, el Euskera. Para ayudar a promover el idioma y conseguir que aquellas personas que vinieran de otros lugares prendieran, se ideó un proyecto que consistió en realizar unas pegatinas con el eslogan “Yo hablo Euskera”. De esa manera, los que quisieran practicar, podrían acercarse a quienes llevaran esa pegatina puesta. La reacción fue totalmente inesperada. Nadie quiso ponerse esa pegatina, porque para las personas, eso no era una pegatina, sino una “etiqueta”. La gente veía esa idea de un modo casi racista. Yo hablo Euskera y tú no!! El plan falló y no tuvo éxito.

Psicológicamente las personas tendemos a poner etiquetas a aquellas cosas que pensamos que no requieren ser razonadas. Por ejemplo, tengo que medir la longitud de los zapatos cada vez que busque unos a mi medida? No, para eso le ponemos la etiqueta con la talla. Pues con las emociones y los patrones de conducta pasa exactamente lo mismo. Si esa persona tiene cáncer, no voy a pensar ni a reflexionar de qué manera me tengo que sentir. Sencillamente sentiré pena y desdicha por la persona. Dejará de ser una persona a pasar a ser una víctima. Para mi ni es justo, ni lo veo bien. Más que una etiqueta, parece una condena. Como Walter dijo en ese capítulo de Breaking Bad, I rock until I die y tenía toda la razón del mundo. Si todos vamos a morir, por qué vernos de una manera diferente cuando tenemos una enfermedad?

Cuando a una persona se le pone la etiqueta de Asperger, le cambia la vida. Muchas de las relaciones fallidas que va a tener van a ser en parte por esa etiqueta. Uy!! es un Asperger, hasta el nombre me asusta!! Cuando lo único que pasa aquí es lo mismo de siempre, la ignorancia de la gente. Tanto es así, que hasta incluso ellos mismos se van a ver mucho peor de lo que en realidad son. A los Asperger NO LES PASA ABSOLUTAMENTE NADA!!! Ni media!! Somos personas como las demás que sentimos y queremos como las demás. Sólo cambian las formas, pero ya hemos visto que las formas no son importantes en cuanto a la calidad sino en cuanto al entorno.

Por otra parte, las etiquetas conllevan uno de los problemas más grandes del siglo veintiuno. No se pueden eliminar ni las etiquetas ni sus consecuencias!! Si tratamos de eliminar las etiquetas entonces pasaríamos a tener todos un problema u otro y por tanto no se podría diagnosticar nada y no se puede atacar a las consecuencias porque entonces se refuerzan las etiquetas. Veamos otro ejemplo.

Una de las lacras que tenemos actualmente es la violencia de género. El problema es muy grave, porque no se puede atacar directamente, ya que es una consecuencia. Radica en la idea de que los hombres y las mujeres somos diferentes. Es como dos grandes etiquetas. Tienes que ser el jefe, porque eres un hombre!! Y no se razona ni la veracidad ni la estupidez de esta idea. Tienes que ser buena ama de casa, porque eres una mujer!! Esto conlleva al machismo, y el machismo conlleva a la violencia de genero. Qué se hace para combatirla? Campañas y campañas de sensibilización repitiendo una y otra vez que hombres y mujeres somos iguales. Qué se consigue? Lo contrario. Por qué? Porque no consiste en sensibilizar, si no en entender el origen del problema para poder solucionarlo. Si me están bombardeando con la idea de que hombres y mujeres somos iguales cuando yo “no he hecho nada”, me harán sentir culpable de ser hombre. Querré defenderme, porque yo no soy malo ni creo en las diferencias por el hecho de ser hombre, pero claro, esto refuerza la idea de la etiqueta que se me pone al nacer.

Lo mismo le pasa a los Asperger. Si no me creéis, entonces responderme a esta pregunta. Por qué decimos el cuento del patito feo, y no el cuento del cisne bonito? A mi personalmente me parece mucho mas positivo el segundo título y que refleja perfectamente la moraleja de este artículo. No hay un patito feo. Hay una persona que no ha encontrado su lugar y tiene que buscarlo y encontrarlo para ser feliz.

label

Conclusiones y técnicas de auto ayuda.

Lo más importante de todo es que sepamos una cosa. El problema de la interacción social nos afecta a todos y a todas en alguna etapa de nuestra vida. No penséis que las personas “normales” no tienen problemas para relacionarse, porque también los tienen.

Actuar de una manera lógica lleva en muchas ocasiones al fracaso social, porque el éxito se basa en conocer y dominar los patrones de conducta preestablecidos en un entorno determinado, no en razonar cada situación social y dejarte llevar por tus sentidos ni tus emociones.

Aprender a controlar nosotros nuestro destino (socialmente hablando) es una tarea que lleva años de trabajo duro y tedioso. Ánimo y no desistas. La felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad, como decía Punset.

Aquí os propongo algunas técnicas que pueden seros útiles para encontrar vuestro lugar en este mundo:

  • El método del ensayo y error. Consiste en salir a la calle a relacionarse con la gente una y otra vez hasta que lo consigamos hacer de manera competente. Iremos cometiendo errores y aprendiendo de ellos. Muchas posibles relaciones se quedarán por el camino, pero aquellas que hayan sobrevivido a la “tormenta” serán las que valgan la pena de verdad, ya lo veréis.
  • El método del pregúntate a ti mismo. Cuando algo que quieres hacer no sabes si va a sentar bien o mal, puedes preguntarte a ti mismo, te gustaría que te lo hicieran a ti? Este método es muy eficaz.
  • Las relaciones funcionan cuando ambas partes están a gusto juntas. No fuerces las relaciones. Busca a alguien más interesante en su lugar. Siempre hay alguien más interesante.
  • El tiempo lo cura todo.
  • Ten un hobby, ten un amigo. Si en tu tiempo desarrollas un hobby, como puede ser la música, la pintura, el teatro, etc. te resultará mucho más fácil encontrar un amigo con quien compartirlo. Ese amigo será tu compañero de equipo en las relaciones venideras.
  • Pregúntale a mamá. Ella lo sabe todo!!
  • Plantéate un objetivo en la vida. El camino se ve mucho más claro cuando hay una meta al final.
  • Se consistente. Si hay algo que quieras, ves a por ello. No lo dudes.
  • No des por hecho lo que se te dice que es verdad. En esta vida hay muy pocas cosas que sean verdad y muy pocas que sean mentira.
  • Si una técnica SIEMPRE te da el mismo resultado, CÁMBIALA!!
  • VIVE Y SE FELIZ!!

Tengo una pregunta para vosotros. Se mejora este problema aprendiendo o buscando una solución? La cabra siempre tira para el monte, porque ese es su lugar. Encontremos nosotros el nuestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: